Los niños de segundo se dedican palabras bonitas.


Esta semana hemos hecho en clase una especie de amigo invisible para tiempos de crisis en el que en vez de gastarnos dinero en comprar el regalo, hemos personalizado un regalo para nuestros compañeros. Se trataba de escribir en cada patata frita un mensaje en el que le decíamos a nuestro compañero algo que nos gusta de él o ella. Y salieron cosas bonitas y también divertidas! ¡Mirad, mirad!

Anuncios